Postales desde Holanda

 

Este año estoy en Holanda haciendo un curso intensivo de formación como terapeuta. Me apetece compartir contigo parte de esta experiencia a través de un boletín mensual, para que podamos seguir en contacto y que este tiempo de profundización para mi crecimiento personal y especialización terapéutica sea también de nutrición para ti. Espero que te guste y si te vibra que lo compartas con quien le pueda resonar.

 

Si quieres recibirlas cada mes, te puedes suscribir a mi boletín:

Siiiiii, quiero recibir las siguientes "Postales desde Holanda":

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.


Aquí te comparto mis postales:

9 de enero de 2021

Los años y los mares

La vida es como una caja de bombones... eso era Forrest Gump. La vida es como un toro... eso era Jesulín de Ubrique en sus buenos tiempos. En fin, a riesgo de sonar ripiosa, hoy paseando por la playa me ha venido la idea de ver este año pasado y este recién estrenado 2021 como diferentes olas de un mismo mar. Y es que en los meses que llevo en este pueblecito de Holanda me fascina que un mismo mar pueda ser un lago sereno un día y un torbellino de olas el siguiente. Y todo es el mismo mar, y mientras los días de aguas en calma las gaviotas disfrutan, los días de viento son el furor de los valientes del kitesurf que pueden volar por el cielo de manera tan espectacular. 2020 parece haber sido un año para sacar la tabla y enfundarse el neopreno, así que ante este recién estrenado 2021 nos queda abrirnos a lo que venga, si bien parece que de momento a las gaviotas y a los paseantes nos va a tocar esperar a días más serenos.

Mi 2020 ha sido un año muy variado donde no han faltado sobresaltos ni desvelos, algo que me imagino que también te será aplicable a ti, porque me da la impresión de que la marejada que vivimos desde marzo nos pilló desprevenidos a todas y todos. Y también es cierto que las corrientes marinas me trajeron bellas conchas con las que fascinarme como la ola de conexiones entre familiares y amigos, la creatividad que surgió en los momentos de incertidumbre, la ralentización de los ritmos diarios y un espacio interno cada vez más habitado y  basado en lo más básico. 

Y a pesar de las muchas tormentas de este 2020, el hecho es que llegó a su fin y ahora siento cómo sus días se escapan de mi memoria como los granos de arena se escurren de entre mis dedos. Mientras te escribo esta postal desde Holanda, la cuarta ya desde que llegué para formarme como terapeuta de manera intensiva durante un año, recuerdo con cariño los momentos de crear nuevas propuestas online en los tiempos del confinamiento en los que empecé a hacer canalizaciones en directo, círculos de mujeres por videoconferencia, sesiones y formaciones a distancia que me conectaron más y más a la belleza del trabajo terapéutico que ofrezco.

 

También rememoro con cariño los preparativos para venir a Holanda, lo que incluía imaginar este boletín mensual que siento que me acerca cada vez más a ti y que ha mejorado mis expectativas con la riqueza de los comentarios que reciben de retorno estas postales cuando llegan a tus manos. Me sonrío recordando mis primeras semanas en ese nuevo planeta en el que me encuentro y que siento profundamente nutritivo y transformador en lo personal y en lo profesional. Y desde este espacio de continuo crecimiento abro una vez al mes esta ventana desde la que te envío todo mi cariño. Y es que preparar estas postales es un momento de creatividad con mi amigo Shanto que me ayuda con las fotos, de recogimiento al escribirlas, de conexión al enviarlas y  de sorpresa al recibir unas respuestas tan bellas y cariñosas.

 

En mi primera postal en octubre hablaba ya de los fuertes vientos de estas playas, y hoy me gustaría recordarte lo importante de tus raíces que hacen que las dunas se sostengan ante los arrebatos de Eolo. Así mismo te deseo y me deseo a mí misma para este 2021 las cualidades de esta vegetación costera: conexión y anclaje con tus raíces, flexibilidad con las corrientes que llegan y tesón en seguir creciendo hacia arriba sin perder el verdor de una vida de esperanza.

 

No sé lo que nos traerá este 2021, y sí sé que te deseo lo mejor en tu proceso de aprender a danzar con los vientos vengan de donde vengan, y soplen tan fuerte como lo hagan. Y cuando te creas tumbada o tumbado por el viento, recuerda que esto también pasará y que podrás volver a disfrutar de los paisajes marinos desde una posición de mayor verticalidad y menor esfuerzo.

 

Y algo que me encanta de las playas y de la vida es que una mañana de sábado paseando te puedes encontrar con una sonrisa. Claro que podrías decir que una familia más madrugadora estuvo antes por estos lares... en mi caso prefiero pensar que Dios se entretuvo a través de las manos de un niño para hacerme un guiño y recordarme que todo está bien, aunque a veces no lo vea, que todo ha sido para bien, aunque la desesperanza me haya invadido por momentos y, sobre todo, que todo va a ir bien, aunque a veces el miedo me pueda.

 

Te deseo un 2021 en conexión con la certeza de que la Vida nos cuida y de que estamos en buenas manos mientras bailamos con los vientos que azotan nuestra duna.

 

Con todo mi cariño te lo deseo porque también me lo deseo para mí.

 

Marejadamente,

Noemí

¡Cómo me gusta leer tus comentarios! Me llenan de alegría, así que no te cortes ;-)

Comentarios: 27
  • #27

    Ghislaine (sábado, 16 enero 2021)

    Noemiiiii! Me encanta recibir tus cartas y me gusta seguir conectada contigo.
    Me acuerdo de ti bastante, aunque sólo hicimos un curso, para mi ha sido tan bonito e importante que te tengo muy presente. Y me gusta mucho que hayas ido a otro país a seguir formándote, me resulta estimulante.
    Sigo con los Registros Akáshicos a topeeeee. Disfruto muchísimo, me da muchísima alegría, serenidad, confianza... ya sabes, estar conectada con los Akáshicos.

    Un súper abrazo Akáshico.

    Ghislaine

  • #26

    Adela (martes, 12 enero 2021 18:31)

    Noemí, he leído tus postales pero no me había animado a escribirte.
    Pero me suena tan cercano, creativo e inspirador lo que compartes en tus líneas y tu manera de enfocarlo y entrelazar lo...que la verdad me da mucho gustico.
    Me da mucha curiosidad y me inspira la elección que has hecho de irte un año allí para seguir formándote. Estoy cursando una formación de terapia transpersonal y parece que la vida llama a mi puerta a pequeños golpes a través de inspiraciones como la tuya. Me encantaría saber más sobre lo que haces.
    Confío en que haya oportunidad de compartirlo.
    Disfruta, un abrazo, Adela

  • #25

    Alfonso (martes, 12 enero 2021 10:30)

    Hola Noemi feliz año.
    Como siempre es un placer leer todo lo que escribes, me llena tanto de energía!!
    Vivir es un problema, pero es tan bonita la vida!!
    Y contigo es mucho más fácil!!
    Un abrazo grandote...
    CUÍDATE.

  • #24

    Saura (lunes, 11 enero 2021 23:24)

    Hola guapísima!!!
    Que placer leerte y verte tan fresca y bella!!!
    Que esos vientos y olas te lleven hasta orillas de lugares y aventuras soñadas!!!
    Saltaremos las olas según vayan llegando cada vez mejor..
    Feliz año corazón!!!
    Un fuerte abrazo achuchau!!!


  • #23

    Nagore (lunes, 11 enero 2021 23:07)

    Noemí, bonita, me encantan recibir tus postales.
    Me alegra saber que sigues surfeando con las marejadas de la vida, ahora en Holanda. Me conecta con sus playas, arena, conchitas, viento, vegetación y con las de aquí, ya que TODO está en conexión y esencialmente es lo mismo en todas partes.
    Buena marea, capitana!!


  • #22

    Loli (lunes, 11 enero 2021 18:26)

    Hola Noemí.
    Hay que navegar en el mar de la vida y fluir.
    Un fuerte abrazo

  • #21

    Belén (lunes, 11 enero 2021 15:42)

    Los fuetes vientos nos mueven hasta el último pelo, hasta para las que lo tenemos corto. A veces, es molesto, otras, es muy agradable , pero los pelos continúan ahí, creciendo.
    Gracias.

  • #20

    Fernando (lunes, 11 enero 2021 15:40)

    ¡Feliz Año, Noemí!
    Te deseo que las mareas y el viento soplen a tu favor este 2021.

    Hablando del mar y las olas y de momentos de conexión, te comparto un cuento que escribí en uno de esos momentos, y que, precisamente está relacionado con el mar y la vida. Deseo que te guste

    https://fernandogonzalezdezaratealonso.com/2020/11/13/cuento-hoja-tormenta-ola/

    Un abrazo,
    Fernando

  • #19

    sagra (lunes, 11 enero 2021 11:58)

    Hola Noe!!! como me alegra ver que continuas navegando en el oceano, feliz viaje compañera

  • #18

    Eli aguila (lunes, 11 enero 2021 00:20)

    Un saludo fraterno desde Chile me alegro de saber de ti

  • #17

    Martha Irene (domingo, 10 enero 2021 23:57)

    Hola hermosa, gracias por compartir tus postales con tan lindas palabras; ¿sabes? Holanda es uno de los países que sueño con conocer, de hecho lo tengo en mi muro de sueños.... Así que con lo que nos compartes, más ganas tengo de ir. Y como bien dices el 2020 nos deja la costumbre de seguir preparándonos aún a distancia. Yo te cuento continúo preparándome para ser mediadora privada, pues desde esa trinchera puedes ayudar a establecer esa comunicación rota en la que con gusto me convierto en puente.
    Un abrazo enorme hasta donde estás querida Noemí. �‍♀️���

  • #16

    Dolo Andromeda (domingo, 10 enero 2021 22:08)

    Hola Bombon¡¡¡ Bella Flor, bella Luna, Bello Sol ....que viene que estés surfeando ( yo tambien lo hago), que aunq nos revuelque la Ola ...siempre estaremos dispuestas a superarlas ...con valentía y cariño, subiremos de nuevo y volveremos a intentarlo...hasta llegar a domde queramos, un gran abrazo circular de esos que te hacen sonreír el corazón ���

  • #15

    Nora (domingo, 10 enero 2021 18:24)

    Hola mi bella Noemí!
    Te felicito por tu valentía y deseos de continuar a pesar de los vientos o cualquier adversidad, eres una estrella brillante y todo lo que haces es para tu mayor bien y el de todas las personas que te seguimos! Se te extraña mucho por aquí en Pamplona! El otra día pase al frente de tu oficina y sentí nostalgia pero me alegré de saber que estás donde tienes que estar! Todo lo bueno y bello para ti en este 2021, esperamos volver a verte pronto!

    Un abrazo

  • #14

    Alvaro (domingo, 10 enero 2021 17:32)

    Gracias Noemí.
    Un fuerte abrazo!

  • #13

    Xabi (domingo, 10 enero 2021 16:51)

    Me encanta leerte Noemí, y recuerda que los caminos tienen sus repechos y sus zonas de poca visibilidad, pero disfruta del caminar. Besos y abrazos

  • #12

    Belen (domingo, 10 enero 2021 10:24)

    Noemí ,leerte a través de tus postales me inunda de amor,ternura y me lleva a mi niña pequeña.
    Cómo me gusta ,la similitud con el mar y la playa y que acertada ,te hace ver el fin de año y el comienzo desde la creatividad y yo me siento tan identificada con todo lo que te leo,es pura poesía,cómo nuestro transitar por esta vida .
    GRACIAS Gracias gracias.
    Seguiremos surfeando la ola de la vida .
    Un fuerte abrazo

  • #11

    Mar (domingo, 10 enero 2021 08:59)

    Si, como has dicho, todo está bien, aunque la desesperanza te/me invada. Feliz año Noemí. Feliz vida amiga. ❤❤

  • #10

    Roberta (sábado, 09 enero 2021 22:14)

    Hola Noemí. Es un placer como siempre leer tus bellas palabras y verte. En estas fotos parece que estas en otro planeta y en otros tiempos. Te reconozco y al mismo tiempo estas lejisimo. De todas formas sigues siendo el farolillo que ilumina mi oscuridad. Gracias por estar presente en tu lejanía... Un abrazo cosmico

  • #9

    Amaia Bollar Askasibar (sábado, 09 enero 2021 22:07)

    Qué rico leerte y sentir el aliento del Mar a través de tus palabras y tus fotografías.
    Qué Bella estás, Mujer! Se te ve viva y plena. Tus palabras son sabias y me conectan con la naturaleza y el aprendizaje que conlleva observándola.
    Aquí llevamos todo diciembre con bastante frío y ahora tenemos a "Filomena" dejandolo todo blanco. Es tiempo de tazas humeantes y mantas. Paseos pisando barro y/o tierra dura y helada. Tiempo de estar "dentro", con una misma, con la familia propia ó elegida. Es tiempo de silencio y de dejar morir pesadas cargas, viejos hábitos.
    Me encanta la escultura de la cara sonriente en la arena. En mi casa son mis hijas las que llenan cada rincón con sus risas y alborotos.
    Es como si me dijeran: despierta! estás viva!
    De verdad Noemi que tengo muchas ganas de abrazarte y estar contigo, para reírme y jugar contigo como dos pequeñas lobas.
    Un abrazo enorme.
    Amaia

  • #8

    Paula (sábado, 09 enero 2021 21:36)

    Gracias por tus bellos dedeos, que también son los míos para tod@s .
    Abrazos

  • #7

    José Luis (sábado, 09 enero 2021 18:58)

    Desde el frío de Madrid te mando mucho calor de amistad y admiración No tardes en volver, que hay mucho que sanar por aquí...

  • #6

    Estela (sábado, 09 enero 2021 18:51)

    Cuidate mucho preciosa!!! Que bien lo explicas y cuanto resuena por aquí dentro, que gustico leerte justo en el descanso de mi estudio de los Chakras y Nadis de la formacion de yoga que empecé en octubre.
    Te mando un superabrazo y todo mi ánimo y cariño.

  • #5

    Cecilia (sábado, 09 enero 2021 18:43)

    Gracias Noemí!!!!
    Hay una cosa que a mí me inspira mucho y es la cualidad olorosa de la mar. Ese olor salado, salitre, que se te mete dentro y te recuerda que por fin has llegado, ya no tienes que seguir imaginando un lugar donde reposar la vista porque ella entra en ti y te convierte en ese horizonte tan deseado. Ese aroma me recuerda que todo está bien y me limpia por dentro. Que vengan las olas que sea, con ese aroma dentro yo soy la ola y al mismo tiempo el pacífico fondo marino.
    El fotógrafo se sale. O te estás haciendo un proceso de embellecimiento en secreto y todo lo de la formación es una pamplina o es alguien que te mira muy muy bien. Mola, dale las gracias de mi parte. Me encanta verte tan guapísima. Eso sí, me hubiera gustado verte dándote un baño o por menos mojando los pies en la orilla... Estas de secaño!!!! Jajajaja
    Se te quiere!
    Besos abrazos y carantoñas múltiples!

  • #4

    Inocencia Torres (sábado, 09 enero 2021 18:37)

    Siempre las metáforas son una gran fuente de sugerencias. Esta del mar, de los mares es muy rica sobre todo para las que hemos nacido junto al mar y deseamos siempre volver a su orilla, contemplarlo, escucharlo, olerlo y sobre todo dejarnos envolver en el profundo abrazo que nos regala suave y fresco cuando nos sumergimos en sus aguas unas veces serenas , otras agitadas agitadas y revueltas, a veces transparentes y a veces turbias por las arenas y los fondos que remueve y arrastra.
    Amo la vida como amo al mar .
    Amo la vida con todos los que me acompañan y comparto.,Amo la vida que acuné , cuido y disfruto viéndola crecer.

  • #3

    Tomas Juste (sábado, 09 enero 2021 18:28)

    Gracias Noemí.
    Es un disfrute leerte.
    Pones bellas palabras al pulsar de la vida. En ellas me siento reflejado.
    Que Holanda te siga dando más y más para tu crecimiento personal y profesional.
    Un fuerte abrazo

  • #2

    Eva (sábado, 09 enero 2021 18:14)

    Qué reflexiones y deseos tan bonitos, Noemí
    Raíces, flexibilidad y esperanza...
    Por un 2021 en el que surfear muchas olas y seguir aprendiendo
    Un abrazo desde Iruña

  • #1

    Sonia martinez arguello (sábado, 09 enero 2021 17:57)

    Hola Noemi!! Muchas gracias por compartir tu experiencia holandesa con nosotros!! Suena genial! Te deseo un muy feliz 2021 :) Un abrazo fuerte!



11 de diciembre de 2020

Sobre abetos, bolas y espumillones

El otro día estuvimos montando el árbol de Navidad en el centro donde estoy en un programa intensivo de formación como terapeuta aquí en Holanda todo este año. Mis sensaciones mientras sacábamos de las bolsas de plástico el abeto, y  de las cajas las bolas, las luces y los espumillones fueron muy agridulces. Muchos recuerdos me vinieron de mi infancia en la casa natal de mi madre en Valencia con mis abuelos, mis primos y tíos. Y con esos recuerdos también mucha melancolía y añoranza. La música navideña me llevó a momentos ya de adolescente en los que vivía la Navidad ya con cierta amargura. Entre risas algunas personas confesaron que en realidad no les gusta la Navidad y al oírlas me sentí que podría decir lo mismo.

 

En ese mismo momento, me vi aquí en Holanda, colocando una decoración, haciendo algo bonito con gente bonita y me pregunté cuál podría ser una forma más creativa de vivir una mañana placentera, de experimentar unos días nutritivos, de darle un nuevo significado a un tiempo del año que merece ser exprimido y disfrutado como cualquier otro momento. Así que ésta es mi propuesta hoy para la tercera entrega de mis "Postales desde Holanda".

Hace muchos años mi hermana Ruth me dio a leer un texto de antropología acerca de los "Sonacirema" en el que hablaban de una cultura muy desconocida e intrigante, tanto que si invertías el orden de las letras del nombre podrías descubrir que en realidad se estaba contando acerca de los "Americanos". Se trataba de un juego para explicar lo que se hace en EE.UU. como si fuera la descripción de un antropólogo del Siglo XIX en el más recóndito de los rincones de la Amazonía, donde ni siquiera pudieras encontrar un cartel de Coca-Cola. La idea era ver cómo según cuentas las cosas, así les das una dimensión u otra, un significado u otro.

 

Así que me apetece jugar este año a resignificar los abetos de Navidad, para ofrecerme nuevas vivencias cada vez más creativas y nutritivas para mí. ¿Te apuntas?

 

Pues te contaré, que un abeto de Navidad en realidad es una representación de la cosmogonía de las culturas más antiguas que se conocen. Así que las bolas grandes y redondas nos recuerdan que la tierra es redonda y que muchas veces pendemos de un hilo. Se trata de una esfera muy bella y a su vez vulnerable, así que es un buen recordatorio para cuidar de ella con todo el mimo posible.

Desde nuestra gran esfera, vemos otras esferas más pequeñas y de distintos colores. Les llamamos planetas y estrellas y no sólo decoran nuestro firmamento si no que definen mucho de cómo somos y de lo que nos acontece. De hecho, hay previsiones de un salto cuántico de era para el próximo 21 de diciembre en el que Júpiter y Saturno entrarán juntos en Acuario. Signifiquen lo que signifiquen estas palabras que sólo repito tras haberlas escuchado varias veces, sería lindo imaginar que la configuración de las distintas bolas de Navidad son una representación a nivel micro de lo que está sucediendo a nivel macro. Así, cada abeto navideño nos conectaría con el cosmos y con sabernos parte de un todo que, por qué no, estaría orquestado por unas manos cariñosas y cuidadosas.

Habría un tipo especial de bolas que nos harían recordar que somos seres perfectamente esféricos y bellos, si bien estamos conformados por pequeñas piezas, aparentemente rotas y aparentemente colocadas de manera caótica y aleatoria. Así, cada trocito de este crocanti cosmogónico nos llevaría a modo de caleidoscopio a nuestra infancia, adolescencia, juventud, vida adulta, a nuestros padres, abuelos, bisabuelos y tantísimas generaciones que fueron necesarias para que hoy estemos aquí. Un crocanti de nuestro pasado, de nuestro presente y de nuestros anhelos y proyectos de futuro, nuestras fantasías y visiones.

La belleza y pureza de la naturaleza estaría representada en este mapa simbólico del mundo con flores delicadas, cuyos pétalos perfectamente alineados nos darían la confirmación que necesitamos de que la Vida nos cuida y de que todo tiene un sentido profundo de armonía en su conjunto. Este tipo de bolas se usarían con mayor frecuencia en tiempos de incertidumbre como los que estamos viviendo, y en los que necesitamos más que nunca la confianza de que todo irá bien, de que todo tiene un sentido, de que estamos protegidos en un sistema perfecto que no entendemos todavía. 

Otro de los elementos que más se usarían en momentos  que parecen oscuros serían las estrellas a modo de vitaminas de confianza en la luz, en la belleza de la luz, en el poder de la luz y en  la gran ayuda de las estrellas que nos guían. Toda luz es poca cuando me siento perdida, así que me propongo ver en todo abeto navideño los guiños del universo enviándome pistas lumínicas que me indiquen que voy por buen camino. Cada escaparate, cada anuncio, cada plaza pública llena de pistas divinas de que la luz sigue viva mientras me permita agradecerla. 

Y por si fueran pocas las estrellas del cielo enviando luz, tenemos el lujo de las estrellas de la nieve. Estos pedacitos de cosmos que bajan a la tierra y si te fijas bien, por unos segundos y hasta deshacerse en la tela de tus guantes, te recuerdan que hay belleza oculta en tantísimos sitios como los copos de nieve. Así me vienen recuerdos de paseos bajo la nieve con mi padre al que interrogaba sobre los secretos del mundo, incluído este misterio de la cristalización del agua. Este año aquí todavía no ha nevado, así que mi abeto necesita grandes dosis de nieve que me recuerde lo mágico y bello que me rodea, lo vea o no.

Y el espumillón, con todo lo aparentemente superficial y artificial que me resulta, sería en esta cosmogonía el recordatorio de lo importante que es celebrar, que es crear momentos de gozo, más allá de lo imprescindible, más allá de lo que sería estrictamente necesario. Espumillón porque sí. Celebración porque sí. Brillar porque sí. Fantasía porque sí. Juego porque sí. Decoración porque sí. Abundancia porque sí.

 

Y también abundancia de amor y de apoyos, como por ejemplo  el de mi amigo Shanto que me ayudó a crear estas fotos tan bellas, por las que me siento muy agradecida.

Estas Navidades van a ser distintas para mí por estar en Holanda, pero dada la coyuntura pandémica general, me da la impresión de que estas fiestas navideñas van a ser diferentes para la mayoría de la gente, quizá incluso también para ti. Así que ahora te lanzo el guante a ti:

 

¿Qué nueva interpretación le darías tú a las bolas, luces y espumillones de cualquier abeto navideño que te encuentres en los próximos días?

 

La verdad es que me encanta leer los comentarios de las dos "Postales desde Holanda" que he enviado hasta ahora porque es precioso ver toda la creatividad que se despliega en cuanto nos damos una pequeña excusa como es contestar a una postal. Me resulta súper nutritivo asomarme a tu universo interior a través de tus palabras. Cuéntame cuál va a ser tu nueva imagen interna cuando veas un árbol de Navidad, porque me encantará tomarla prestada para mí en este nuevo juego navideño que me he propuesto y del que me encanta que seas parte.

 

Nuevanavideñamente,

Noemí

Cuéntame qué otras lecturas de la decoración navideña te gustaría incluir en tu vida:

Comentarios: 16
  • #16

    Anabel Díaz (jueves, 17 diciembre 2020 15:20)

    Feliz Solsticio!!!
    Este año la estrella de Belén que corona el árbol de Navidad se puede contemplar en el cielo, es la conjuncion de Jupiter y Saturno en acuario, que será visible como un gran estrella el 21 de diciembre. Presagio de grandes cambios, apostemos por la creatividad!!!
    Esta Navidad se la dedico a mi madre, Begoña, gran artista hogareña y modista creativa. Aunque nos dejó hace dos años, su espíritu se pasea a nuestro lado y nos hace señales. Ella, en lugar de árbol de Navidad, decoraba la kentia que estaba en el salón, que con su sentido práctico ya nos educó en valores y ecología. Y la Navidad la celebrábamos cuando los langostinos tenían mejor precio; cualquier día de noviembre nos llamaba y nos decía " mañana venís a comer, que celebramos la Navidad", para regocijo de toda la familia.

  • #15

    Cecilia (miércoles, 16 diciembre 2020 10:56)

    Noemiiiiii, qué bueno verte tan bella en las fotos y leerte.
    Nuestro árbol es cada año diferente. Esta vez ha tocado el turno a las cajas de madera apiladas y decoradas con papel pintado a mano y con pinchos de brocheta multicolor laterales para darle un poco de convencionalismo y colgar cosas. Ya sabes, algo redondo, algo que brilla, algo que expresa... Y luz claro, y un fondo pintado de cielo estrellado con un agujero luminoso muy curioso de esos que salen cuando pintas en compañía de niñas.
    El belén está formado por un médico africano y la diosa hestia, que ha decidido salir de casa y montarse una fiesta de hadas con esa semilla de Playmobil enano que les observa a ambos. No hay burro, hay un perro con pelota, un fuego, una concha de mar, un poco de cereal y una sandia... Cosas imprescindibles, vamos.
    Cuidate mucho hermana, estamos unidas, te siento, te quiero mucho!
    Muak

  • #14

    Begoña (martes, 15 diciembre 2020 21:38)

    Querida Noemí,
    Un placer leerte y sentirte feliz.
    Esta semana estoy en mis montañas con mi madre, y tras muchos años de no decorar la Navidad, justo ayer montamos juntas el Belén y nuestro árbol de Navidad. Fue una especie de “reconstruir hogar “ de reconstruir nuestra relación. Y hoy cuando te leía me daba cuenta de que para mi ha sido darle valor a los recuerdos, a las personas que han pasado por mi casa, por mi vida y sobre todo por mi corazón, y es como ordenar, con cada bola, con cada guirnalda, con cada estrella y saber que todo ocupa su lugar y que todo ocurre tal como tiene que ocurrir y cuando el universo cree conveniente, porque como tú, estoy plenamente convencida de que una sabiduría superior orquesta todo y por eso sé que sólo hay que RESPIRAR Y CONFIAR.
    Un abrazo enorme corazón!!!

  • #13

    Amaia Bollar Askasibar (lunes, 14 diciembre 2020 18:38)

    Hola Noemi.
    Me ha gustado la explicación del significado del árbol de Navidad. El otro día, componiendo el árbol surgió la pregunta en nuestra familia, pero ningun@ de nosotr@s indagó más.
    Supongo que para mí el árbol significa unión, cercanía, Calor, Hogar y Amor. Familia, mis Hermosas Hijas. Mi Compañero de viaje y de Alma.
    Significa que todas somos Uno, que estamos Unidas, como el tejido Cósmico, como la espuma cuántica.
    Somos diferentes, Afortunadamente. Pero a la vez somos parte del Gran Cuerpo Cósmico.
    Este año, presagio de un gran cambio en la Conciencia Humana del Ser, más que nunca estamos reflejad@s en este árbol de navidad, donde todo cambio de conciencia es fundamental e imprescindible para alcanzar el punto de inflexión necesario para dar el salto.
    Tod@s Junt@s.
    Te quiero Hermana.
    Estés donde estés, te llevo en el Corazón.

  • #12

    Paula (domingo, 13 diciembre 2020 22:57)

    Gracias por tus postales. Noemí! Me encanta leerte!!!
    Este año - a raíz también de poner palabras a mi niño que tiene 2 años- hablo (y recuerdo también) la magia de un nuevo inicio que tienen para mí estas fiestas. El "pedir" Y agradecer. Disfrutar de lo bello.
    Gracias

  • #11

    Heera (domingo, 13 diciembre 2020 12:48)

    Preciosa hada-brujita !!!
    Qué maravilla leerte, sentirte, comprender lo cerca que estamos todos los seres...!
    Tu pista me llega en esta mañana de domingo tras una buena respirada, desayunando tortitas con miel. Mi casa está llena de luz, de pequeños detalles navideños y regalitos dispuestos a modo de sorpresa para cuando venga el duendecillo hermoso de mi vida, mi nietito Andrés. Es una Navidad nueva, especial, gracias a todo lo que está pasando. Se acabaron las tradiciones viejas, vacías y tontas. Llega la lucidez, y celebro también porque sí el rescate del abeto, las bolas e incluso los espumillones, aunque éstos últimos me siguen dando un poquito de dentera. Todo mi amor y cariño sincero.

  • #10

    ANGELS (sábado, 12 diciembre 2020 22:17)

    Hola Noemí.
    Te veo feliz y contenta.Te hablaré del árbol que hoy hice en casa...que curioso también contien estrellas....bolas de diferentes tamaños....y luces blancas chiquitas muy bonitas.Es curioso...éste año el árbol es todo blanco...bolitas mates y brillantes plateadas....este año....es cómo que necesitaba luz blanca....plata . ...es cómo di necesitara ver luz....y al verlas encendidas sintiera luz en mi interior. También es cierto que los arboles me transmiten melancolia...nostalgia.....emociones...alegria...y tristeza.
    Un abrazo enorme...Noemí.
    Feliz Navidad y Felices fiestas...von el deseo de que el nuevo año nos trsiga mucha sslud a todos y me traiga gran fuerza para ser unnpoquito más egoísta.....quitarme los miedos y sea capaz de tomar decisiones.Ojala toda ésa luz blanca impregne mí Alma.

  • #9

    Belén (sábado, 12 diciembre 2020 15:42)

    Como suelen decir: "100 maneras de mirar el mismo árbol".
    Gracias a tu punto de vista, a partir de ahora, veré las navidades de otra forma, ahora veré: planetas, celebración porque sí, magia...
    Y lo mas curioso de todo, es que las bolas, las estrellas, el árbol, el espumillón, todo junto, crean algo mayor.
    Gracias.

  • #8

    Pilar (sábado, 12 diciembre 2020 13:38)

    Gracias Noemí por compartir estos momentos con nosotros.
    He vivido las Navidades con la expectación de la inocencia y con un cierto desconcierto en el despertar.
    Con mis hijos he vuelto al brillo de los ojos en primer plano.
    Este año quiero incluir especialmente el nacimiento ... celebrar la Vida de Corazón, aquí y ahora, en su sencillez y grandeza, aun en las circunstancias más adversas en apariencia.
    ¡Buen camino! y un sentido abrazo.

  • #7

    Ino madre. (viernes, 11 diciembre 2020 22:12)

    Las Navidades, momentos especiales al final de diciembre. En cada edad los sentimientos han sido diferentes las vivencias de la nostalgia. Tu postal hermosa, sugerente y creativa a la hora de mirar el árbol anima y abre caminos para una nostalgia bella y sobretodo transcendida con amorosas acciones.Miraré los árboles que nos van a acompañar estos días como pirámides que con bases en la tierra nos abren un horizonte hacia lo alto a modo de elevación que transciende lo inmediato enriquecido por las luces de estrellas , planetas, espumillones y sonidos ...Gracias por abrir y engrandecer los horizontes con tu mirada holandesa. Besos mil.

  • #6

    Marise (viernes, 11 diciembre 2020 22:03)

    Hola Noé.me alegra verte sonreír.lejos de los adornos la navidad era mi época preferida del año...y digo era..pasado...significaba para mi el amor de los amigos a la luz de las notas de una guitarra...significaba momentos de recogimiento interior sentada en el banco de una iglesia admirando un Belén...risas a la lumbre con un vino y canciones ...muchas canciones....celebrar la vida con todos los que amo....
    Las bolas,el árbol y las luces podrían significar mi mundo ..mi pequeño y alborotado mundo...ojalá vuelva esa magia....era realmente preciosa para mi.

  • #5

    Loli (viernes, 11 diciembre 2020 21:34)

    Hola Noemí.
    En este mundo tan estresante en el que vivimos, con estos ritmos tan frenéticos, leer tus postales me aporta serenidad, así que durante estas vacaciones de Navidad, ya con calma y relajada, pondré mi árbol en casa y me centraré en lo que me sugieran mis pensamientos.
    Cuidate mucho y pasa unas Felices Fiestas.
    Un abrazo.
    Loli Peñalba

  • #4

    Ino (viernes, 11 diciembre 2020 18:09)

    Mi querida Noemí, una vez más abres mis ojos y mi corazón a un nuevo libro de vida. Tu visión cosmogonica del arbol de navidad encierra todos los secretos de la vida. Admirarse de los que nos rodea, sentirse afortunada de estar viva en este mundo azaroso, admirarse de pertenecer a la tribu de la.inteligencia y la sensibilidad, de la capacidad del amor...y así, olvidando mi yo, me veo capaz de todo lo dificil, sentirme contenta de vivir desde la aceptación más.profunda lo que toca y corresponder con alegría y esperanza a la generosidad de los demás.
    Te deseo esa.felicidad callada que nos abre a los.demas y que tu estancia en Holanda cada día te traiga la.aventura de ver, sentir y comprender. La.aventura de ser y amar. Todo mi amor

  • #3

    Belén (viernes, 11 diciembre 2020 17:55)

    Gracias Noemí,por esta nueva entrega de tus compartirles desde allí.
    Cómo me he identificado con lo que has comentado sobre las navidades vividas y como te agradezco esta nueva visión tan simple y a la vez tan llena , me has dado otra visión para celebrar estos días y lo voy a esperimentar ....pq para mí estos días eran los rollos de comidas y cenas y con tu s postales me has llegado al corazón que va a ser mi apuesta para esta navidad poner mi corazón en todo lo que toque vivir.
    gracias
    Esta propuesta tuya de las postales me ha emocionado especialmente pq yo últimamente ya no mandaba postal navideña más que a mí mamá ,que es la segunda navidad que me falta ,por eso recibir la tuya me ha llegado al alma.
    GRACIAS GRACIAS GRACIAS �����

  • #2

    Joseba (viernes, 11 diciembre 2020 17:38)

    Encantado de sentirte, mmmmmmmm...
    desde Mallorca...

  • #1

    Fernando (viernes, 11 diciembre 2020 17:34)

    Sacarme el Grinch de encima no estaría nada mal. Y me acabo de dar cuenta (ya lo sabía, pero AHORA ME ACABO DE DAR CUENTA), que depende 100% de mí. Cambiaré mi Actitud y buscaré comunicarme desde el Amor, desde el Niño. A ver si consigo disfrutar de las Navidades como cuando era pequeño...



9 de noviembre de 2020

Los días y las calabazas

Acercándonos a Halloween un ejército de calabazas apareció en forma de decoraciones en tiendas, bares y casas particulares aquí en Holanda. Conforme paseaba por estos paisajes naranjas, amarillos y verdes me maravillaba de la variedad de formas, colores y texturas. Aparte de las calabazas caracterizadas con caras de horror que, como su propio nombre indica, para mí son un horror, la belleza de los altares a la naturaleza otoñal me alimentaban la vista y la imaginación. Y es que cada vez que veía un calabaza diferente, me venía la idea de cómo la variedad de tipos de estos seres sorprendentes refleja la variedad en mis días.

 

Hay calabazas que caben en una mano, son fáciles de sostener y al acariciarlas siento su ternura y lo prometedor del tiempo. Así hay días en los que la vida se me hace liviana y gozosa de llevar, en los que el tiempo futuro resulta apetecible pues augura frutos generosos y en los que saberme pequeña me permite soñar en crecer y expandirme. Son días sencillos y, a su vez, germen de grandes hazañas en el huerto de la vida.

Hay otros días donde me siento mucho más pequeña e incipiente y siento miedo pues me sé vulnerable a las tormentas y a las plagas, y también me siento esperanzada al ver calabazas mayores que superaron las inclemencias del tiempo y aprovecharon el sol, y el agua, y la tierra y el amor de quien las cultiva. Mi formación intensiva como  terapeuta este año en Holanda incluye el  trabajo comunitario y cuando tengo la suerte de estar en el huerto me imagino cómo cuidar de estas calabazas es aprender a cultivarme a mí misma. Y es que lo que hoy tiene el tamaño de una canica, hará las delicias de futuros comensales en forma de exquisitos purés y potajes en un tiempo.

 

Así me gusta sembrarme con esperanza, regarme con amor, podarme con cariño, deshacerme de malas hierbas con respeto, abonarme con gozo y esperarme con la confianza de que la bondad y fuerza de mi simiente encontrará su camino a través de la tierra y de las estaciones. 

Y pasadas las lunas  y las tormentas necesarias, hay días que me siento brillante, redonda, sin aristas, luminosa. El sol que me alimentó se refleja en mi sentir y en mis acciones. Estoy asentada y no temo que el viento me vaya a mover de mi sitio, más allá de que mis hojas se puedan desordenar un poco con los caprichos de Eolo.

 

Miro el mundo en sus 360º y me sonrío al ser apreciada por mi jugosidad y capacidad de nutrir. Me sé llena de simientes con potencial para muchos más futuros campos de calabazas, con potencial para muchos pasteles y asados, con potencial para recordar el potencial de una simple pipa cuidada de manera bella.

Y hay otros días más rugosos, con altos y con bajos, con claros y con oscuros. Son días menos redondos, menos brillantes pero también están llenos de semillas en su interior, llenos de oportunidades para crecer, para nutrirme y nutrir, para expandirme y para sembrar lo que quiero para mí. Y claro que hay una parte de mí que prefiere los días redondos y luminosos, pero también hay otra parte que sabe del potencial de disfrutar de las cualidades de cada día, sea como sea, aparente lo que aparente, traiga lo que traiga.

Y claro, también hay días muy alargados y otros chatos, días más lisos y otros rugosos, días de un solo color y otros multicolor, días especialmente jugosos y otros menos sabrosos. Y la verdad es que todos, todos los días tienen semillas dentro. Me encanta explorar los regalos de las simientes de todos los días. En estos dos primeros meses que llevo en Holanda en este año intensivo de viaje interno y de profundización terapéutica, me adentro cada vez más en el potencial de las semillas que cada tipo de calabaza tiene para mí, sea como sea, que cada día me trae, venga como venga.

 

Me siento muy feliz y afortunada de poder dedicar este tiempo a conocer mejor el potencial de todos mis días, para poder acompañar mejor en el descubrimiento de sus simientes a las valientes y los valientes que no se conforman con desechar las calabazas feas y confían en la belleza de cada día.

 

¿Cómo son tus días en este tiempo? ¿Qué tipos de calabazas necesitas explorar más para poder ver el potencial de sus semillas? ¿Qué pipas has descubierto últimamente en las calabazas más inesperadas? Escribe un comentario abajo pues me encanta saber de tus días y tus calabazas.

 

Te deseo que tus días estén llenos de semillas prometedoras, que te atrevas a confiar cada vez más en tu capacidad de sembrarte, regarte, abonarte y expandirte para nutrirte y nutrir a los demás. Y si te apetece que sigamos compartiendo truquitos de hortelano, estaré encantada de seguir enviándote mis "Postales desde Holanda" y de seguir recibiendo tus postales de vuelta en forma de comentarios, y también de seguir alimentando el sueño del gran huerto compartiendo nuestros semilleros con las personas que más te apetezca.

 

Me despido con mucho cariño hasta el mes que viene.

Hortelanamente,

Noemí

A mí me encanta que me respondan a mis postales, así que tus comentarios son muy bienvenidos:

Comentarios: 20
  • #20

    Alvaro (sábado, 12 diciembre 2020 16:22)

    Hola Noemí!!!
    Muy bonita y esperanzadora tu interpretación. Me ha gustado.
    Intentaré tenerla presente cuando, en uno de esos momentos probables en mitad de una cena suene un click en la cabeza (o en el corazón) que le den a uno ganas de ponerse un poco gruñón, hacer un esfuerzo, echar la vista a atrás y recordar cuando yo tb iba con mi padre, quizás él cogiendo mi manita de niño y yo le hacía preguntas.
    Besos

  • #19

    Saura (martes, 01 diciembre 2020 21:25)

    Hola Noemí!
    Que gusto leerte y sentirte tan vital, sacándole partido a cada vivencia, me transmites dinamismo y expansión, aun en ésta época de menguada luz y menor calor solar.
    ¡Genial nueva entrega!
    Te contaré que he seleccionado semillas de mis calabazas mas olvidadas para poder dedicarles mas tiempo y atención,
    que las he sembrado y abonado y las riego cada día un poquito para que vayan creciendo con nuevas formas y colores, y así puedan madurar y pueda apreciar sus sabores en la próxima temporada calabacera, también algunas poder hornearlas y convertirlas en pasteles y pastitas y degustarlas en compañía...
    Que tus semillas holandesas crezcan y crezcan sin parar....
    Un abrazo muy fuerteee!!!

  • #18

    Alvaro (domingo, 29 noviembre 2020 10:47)

    Hola Noemí!!
    Yo ahora me estoy comiendo una calabaza en toda regla.
    Esta cruda y sin cocer. Y duele en las encías y sienta mal en la tripa.
    Pero sé que es lo que toca ahora y que me va a hacer crecer.
    Así que a pesar del dolor, voy a degustarla y sacarle el jugo.
    Besos y gracias por tus postales!

  • #17

    Beatriz (domingo, 22 noviembre 2020 01:28)

    Baila la vida como tú sabes con todas esas calabazas de colores!!¡alguien las puso ahí para tí...al igual que tú siempre pones tú semilla en cada un@ a los que nos has llegado a tocar el corazón...y te lo has currado a pico y pala hortelana. Un abrazo grande!

  • #16

    Martha Irene (sábado, 14 noviembre 2020 01:20)

    Querida Noemí, es un gusto saber que estás bien nutriéndote para dar más y mejores frutos.
    Yo te cuento que estoy preparándome también y a su vez enseñando a futuras generaciones de alumnos próximos a graduarse; preparándolos para su vida laboral ; no sabes el deleite que es verlos tan llenos de sueños y esperanzas futuras.
    Por lo que a mi respecta, me encanta decirles, no sólo sueñen... Créanlo!! Pero no sólo de creer sino de crear y vivir de acuerdo al centro de cada uno ; pues al vivir así su vida; nunca tendrán que trabajar.
    Pues serán felices con lo que hacen.
    En fin; me encanta leerte y pues sigo cosechando mis semillitas feliz.
    Un fuerte abrazo y bendiciones �‍♀️��

  • #15

    Charo (martes, 10 noviembre 2020 21:42)

    No te conozco personalmente, Noemí, pero a través de tus postales, puedo deducir que eres extraordinaria en tu profesión, la cual -además- denota mucha generosidad al volcar tu interés hacia los demás.
    Por otra parte, compruebo que eres una excelente comunicadora y escribes muy bien y de forma muy clara respecto a lo que deseas transmitir. La alegoría de la calabaza, a la que sublimas a través de tus observaciones, es un hallazgo. Creo que hoy en día tus palabras cobran especial interés y valor.
    Enhorabuena.

  • #14

    Inocencia Torres Martinez (martes, 10 noviembre 2020 17:44)

    Soy la madre calabacers !! Qué cuantas ? Tres.../ me gustaba mucho cuando era niña jugar al juego de la madre calabacera.De joven el juego era el de dar calabazas y que no te dieran calabazas. Ahora ya entrada en la profunda edad el juego ha sido el de la sorprendente emoción de intentar verme en el bello espejo de este relato que nos regalas .
    Gracias , la belleza es el camino hacia la bondad.

  • #13

    LUZ MARINA (martes, 10 noviembre 2020 11:42)

    Espectacular creatividad , es lo que veo ¡ tambi3n puedo ver esa calabaza que lleva a la Cenicienta transformada en princesa ¡ un poco fantasioso, pero fue lo que me parece que le faltaba al relato.
    No había caído en la cuenta de que la rutina o la espectacularidad depende totalmente de mi¡.GRACIAS

  • #12

    Cecilia (lunes, 09 noviembre 2020 22:32)

    Me encanta la calabaza ya sea frita, al horno, al vapor, dulce, salada... Es un gran invento!!!! Es uno de los regalos del otoño y nunca desaprovecho la oportunidad de experimentarla en sus diferentes variantes, como la vida.
    Come naranja amor! Jajajaja
    Ñam!

  • #11

    Loli (lunes, 09 noviembre 2020 21:48)

    A principios de noviembre me acordaba de que pronto nos enviarías más postales. Es una estupenda idea.
    Disfruta a la vez que aprendes y nos haces disfrutar a los demás.
    Un abrazo.
    Loli

  • #10

    Marise (lunes, 09 noviembre 2020 20:10)

    Este es un tiempo que no me gusta demasiado...el otoño...a mi me gusta más el sol .la sal.el mar.
    El otoño me produce un tanto de tristeza y morriña ,un no se que de melancolía....y aunque puedo apreciar los innumerables colores de las hojas, y recrearme en sus formas y en landesnudez de los árboles echo de menos los largos dias de luz del verano....así que no me queda más remedio que aprender a confiar en la oscuridad...en mi interior, en esa luz que siempre sale de dentro de las calabazas.....un beso gigante Noé y feliz samain ....

  • #9

    Belén (lunes, 09 noviembre 2020 18:56)

    Estos días, me he estado acordando, de a ver cuándo recibía tu siguiente postal, y ya ha llegado, lo que no esperaba es esta maravillosa metáfora del potencial de las semillas, me ha hecho pensar y aún sigo pensando en ello, muy bello, muchas gracias.
    Sigue sorprendiendome, hasta la siguiente postal.
    Un beso y un abrazo muy fuerte.

  • #8

    El Farolero (lunes, 09 noviembre 2020 17:51)

    Me alegro q estés disfrutando del camino. Yo acabo de retomar el mío después de un tiempillo, y poco a poco aprendiendo.
    Un gustazo volver a saber de ti. Un gran beso

  • #7

    Yolanda Unanua (lunes, 09 noviembre 2020 16:59)

    Cuando he visto el tema de las calabazas he pensado que se trataba de cuando `` te dan calabazas ' . Jajajaja.!! Ese tema me venía muy bien en este momento de mi vida.
    Pero también me ha gustado como lo han planteado tu, como un aprendizaje desde la aceptación plena de la vida. Gracias wapa.


  • #6

    Rosario Rabazo Sanchez (lunes, 09 noviembre 2020 16:23)

    Besosssssss y graciasss

  • #5

    Lourdes Vigor (lunes, 09 noviembre 2020 16:16)

    Mis calabazas también son diferentes depende de mi estado de ánimo. A veces son lisas y bonitas reflejan la esperanza y la perseverancia, otras son rugosas y oscuras me traen miedo e incertidumbre a esas las pongo a descansar y espero que se vayan por dónde vinieron las bendigo con Amor y les abro la puerta.Tambien tengo otras llenas de cascabeles ruidosas y llenas de cintas de colores.esas las guardo con todo mi mimo por qué .....las necesito cerquita mía no se sabe cuándo las volveré a necesitar. Otras sin reflexivas y silenciosas me conectan con mi esencia y mi intuición y a todas las acojo desde el corazón.

  • #4

    Anabel Díaz (lunes, 09 noviembre 2020 16:15)

    Querida Noemi, me encanta tu arte postalero!!! Gracias por tus palabras nutridoras de vida y por compartir tus experiencias.
    En estos momentos me toca recogerme y viajar hacia dentro, con sosiego y toboganes, preciosas sincronías, poda de ramas secas y disfrute de lo nuevo. Agradecida a la VIDA!!!
    Un abrazo de tres vueltas ���

  • #3

    Nora (lunes, 09 noviembre 2020 16:05)

    Precioso Noemí! Sí, buscar mis semillas y empezar a cultivarlas es un trabajo que tengo pendiente por realizar! Gracias por este mensaje tan bonito! Ayer justo pensaba que hecha a en falta tu intercambio de los domingos por el Instagram! Que sigas disfrutando mucho tu curso! Un abrazo!

  • #2

    Rosa Tarragona (lunes, 09 noviembre 2020 14:30)

    Hola semilla de calabaza!!
    Muy contenta de saber de ti y constatar, por tu relato que sigues con entusiasmo tu aprendizaje en Holanda.
    Es bonita la metáfora de las semillas, es así, tod@s llevamos puesta la nuestra, si bien en ocasiones nos cuesta saber si somos calabaza, castaña o boniato. Es entonces cuando nos comparamos los unos a los otros, y uno ve que es muy diferente de las otras castañas o de los boniatos o calabazas. Y a medida que nos nutrimos y cultivamos o nos ayudan a cultivarnos, nos damos cuenta que en la diferencia hay la diversidad y cada uno tiene, su forma, color, tamaño y sabor. Es en este momento cuando, te sientes lo que eres y te das permiso en aceptar que todas tus caracterizas y virtudes te hacen único y especial, si bien sin el resto sería muy insulso y quizás aburrido.
    Te mando un abrazo inmenso hasta Holanda y en lugar de decirte cuidate, hoy te digo CULTIVATE, porque queremos verte a la vuelta como una calabaza única, bella y llena de sabiduría!!
    Rosa

  • #1

    ESTHER CARRIZO (lunes, 09 noviembre 2020 14:25)

    Aupa Noemí, qué bonito, gracias!. Ya te conté que nos cambiamos de casa. Dejamos Bera y desde julio vivimos en Larunbe. Trasladar mi jardín fue un empeño. En la nueva casa tenemos huerto, antes tenía un hermoso balcón. Tenía ya sembradas unas semillas de unas calabazas gigantes que me regalaron en uno de esos encuentros improbables en un bar de carretera. Volvíamos de Madrid con Araitz (mi compañera de escena y amiga) después de asistir a una jornada sobre La Muerte. Fue un regalo y así lo sembré. Al venirnos a Larunbe, esperé un tiempo de adaptación antes de poner esas plántulas de calabaza en tierra, empezaban a estar grandes. Las planté. Sobrevivieron dos que crecieron y se expandieron por el huerto con alegría de hojas y flores. Tan solo una calabaza prosperó en cada hermosa mata, pero ya era tarde, el otoño y la falta de sol no permitieron que esas dos calabacitas llegaran a madurar. Comprobamos que la tierra de este huerto es pobre, toca nutrirla. Ese es nuestro único trabajo en estos días de otoño e invierno, aparte de dejar que la tierra repose. Entregamos esas dos calabazas a la tierra y a sus habitantes como tributo y alimento... Así seguimos practicando el desapego, que ya fue potente al dejar casi todo lo que teníamos en Bera. Y así también seguimos nutriendo nuestro jardín propio, el de cada uno y el común, el de la pareja. Muchos regalos se nos están entregando ya y muchos quedan aún por llegar. Nuevos encuentros, nueva red, parar, introspección, humildad, agradecer... Todo se va revelando mientras danzo con mis sombras, mientras voy saliendo de esta noche oscura del alma que me lleva -seguro- a lugares que aún no puedo imaginar. Y ya que la salida es hacia dentro, procuro mantener encendido el fuego interno para iluminar mis rincones, todos ellos... Un saludo desde el bellísimo otoño que nos rodea. Esther



10 de septiembre de 2020

Sobre faros, vientos, quesos y pájaros

Recuerdo cuando enviar postales era una de las actividades más queridas de mis viajes de vacaciones infantiles y adolescentes. Elegía las postales: bonitas para los abuelos, descriptivas para los tíos y tías y divertidas para los amigos. Escribía un texto conciso, cariñoso y a ser posible con cierta gracia. Copiaba la dirección postal que semanas antes había recolectado y apuntado en mi agenda. Compraba sellos con la confianza de haberme hecho entender en la tienda acerca del destino deseado. Ponía todo mi amor y coraje a la hora de usar la lengua como almohadilla humedecedora antes de pegar el sello arriba a la derecha. Buscaba un buzón y si estaba con ganas de interacción preguntaba por él para ahorrarme paseos por manzanas desconocidas. Ante la boca del buzón le daba un beso a la postal y hacía el acto de confianza de dejar en manos del servicio de correos de ese país ese mensaje que, en muchas ocasiones, llegaría pasados los días o semanas tras mi vuelta a casa, una vez que ya hubiera contado lo más interesante de viva voz.

 

No era el sistema más rápido ni el más útil, pero a mí me encantaba. Y aquí estoy hoy, un mes después de haber llegado a Holanda enviando mi primera postal. Si bien mi lengua-almohadilla-humectante se alegra de este nuevo sistema, hay una parte romántica y melancólica en mí que se entristece. Por suerte viene la parte más pragmática y no hace más que verle ventajas. Así que te cuento que ya llegué a un pequeño pueblo a 40 minutos de Amsterdam y que estoy muy contenta en este proceso súper intensivo de terapia y formación en el que me he embarcado para este año.

Estoy en un pueblo precioso de mar con una playa inmensa con dunas y un faro que hace que no me pierda. Cuando veo este faro me vienen esos 12 segundos de oscuridad de los que habla Jorge Drexler en una canción cuando me  quiere recordar que aunque haya momentos de oscuridad es importante esperar a que la luz vuelva. Y paseando por esta playa al atardecer, cuando empiezo a ver el girar de la luz desde esta torre que me orienta y me ancla, me puedo imaginar lo importante de aguardar a ver la luz de nuevo. Y es que a veces para mí 12 segundos es simplemente una eternidad, por eso me viene bien recordar que sean 20, 30 o 40 segundos de oscuridad lo bueno es que se pasan y vuelve la luz, y  también me imagino que volverán nuevos momentos oscuros como una preparación para las próximas fases más luminosas. Me gusta pensar que esta melodía me puede ayudar a recordar esto a mí y ojalá también a ti, en estos tiempos extraños en los que vivimos.

Aquí cuando el viento sopla fuerte, y aquí el viento es realmente fuerte, la gente disfruta de la playa alquilando estas cestas donde sentarse y resguardarse. Deseo encontrar para mí y te deseo que tú también encuentres buenas cestas para los vientos que nos tambaleen. El mimbre de mi cesta en este tiempo aquí se compone de música, paseos, buena comida, buena compañía, mucha meditación y sesiones de exploración personal a través de la respiración, la consciencia emocional y corporal, la recapitulación y el encuentro con los otros. A veces trenzar estos mimbres se me hace complejo, pues me toca tironear un poco, doblegar el mimbre, sostener los momentos de tensión hasta que las cañas se adaptan a su nueva realidad y siempre estar atenta a que el trenzado me afiance y sostenga, pues cuando el viento sople fuerte quiero sentirme protegida.

Y saliendo de la playa me adentro en el pueblecito y allí encuentro tiendas para turistas llenas de camisetas de rayas marineras, chubasqueros amarillos y postales; terrazas y restaurantes; además de heladerías y puestos de patatas fritas. De toda la oferta disponible, mi tienda favorita es ésta de quesos, vinos y delicatessen. Es un paraíso para los sentidos: es preciosa de ver, riquísima de oler, gustosa de tocar, divertida de oír y exquisita de degustar. 

 

Me encanta ver los quesos apilados como un ejército del placer preparado para invadir paladares. Cuando entras en la tienda te miran y te hacen ojitos, esperando seducirte para acompañarte a casa. Este jardín del Edén con toda la lactosa del mundo, me recuerda a las tiendas de mi infancia con delicias al peso y tenderos atentos a la dirección de tus ojos cuando entras. Me gusta entrar y claro con ello apoyar al comercio local ;-)

Paseada la playa, oteado el faro, visitado el pueblo y disfrutado el colmado, me encanta ir a un café a orillas del mar desde donde ver a los paseantes, los ciclistas, los pescadores y los valientes del kite surf, desde un lugar confortable donde tomar un chocolate caliente. Algo sorprendente para mí es la preciosa compañía de los pájaros que se acercan a tu mesa con un grado de confianza muy bello. No hace falta música pues ellos se encargan de acompañar las olas del mar con sus trinos. Es un regalo compartir estancia con ellos y me recuerda a la escena de Blancanieves cantando mientras los pajaritos le ayudan a tender la colada.

 

Bueno, además de disfrutar de lo que un pueblo con mar de Holanda me puede ofrecer, también estoy muy satisfecha del trabajo personal que estoy pudiendo realizar y de todos los aprendizajes a nivel terapéutico que me ofrece esta experiencia. Me encanta imaginarme compartiendo mucho de esto a mi vuelta, pues siento que es realmente enriquecedor y nutritivo. Si te apetece, en un mes te cuento más cositas. Para mí será un placer seguir compartiendo mis pulsiones contigo.

 

Un abrazo pulsantemente holandés,

Noemí

A mí me encanta que me respondan a mis postales, así que tus comentarios son muy bienvenidos:

Comentarios: 53
  • #53

    Yolanda Yubero (sábado, 09 enero 2021 18:40)

    yo estoy en tiempo de oscuridad, leerte me da luz y me transporta a espacios creativos y positivos. En ellos, conecto con la brisa de mar, cuando tras sumergida en ella, siento espacios de frescor que se despejan en mi mente. Tus postales, con ese color especial las imágenes y tu rostro fresco, y ese simbolismo viajo hacia unos lares cálidos. Tus palabras gratas y reconfortantes con tus gestos sutiles, me mecen con cariño. Preciosa, disfruta mucho mucho en tu aprendizaje. Tus postales son como cuando el cartero tocaba el timbre y corriendo, bajaba las escaleras para ver si había correo y cuando aparecía una postal mis ojos chispeaban. Era luz, aventura, deleite, ser recordada. .... Besos grandes

  • #52

    Elisa (sábado, 09 enero 2021 18:08)

    Hola Noemí!,me encanta como narras tus postales haces como si yo estuviera en ese lugar ,es muy bonito.Me alegro que estés bien y aprendas muchas cosas para poder compartirlas cuando vuelvas .Feliz año 2021��

  • #51

    Beatriz (viernes, 06 noviembre 2020 21:09)

    Sublime tu líneas del texto de los quesos apilados como ejército del placer para invadir paladares en el jardín del Edén con toda la lactosa del mundo.

    Top...

    La playa,...el faro...ohhhhhhh

    Sin duda tus momentos oscuros se sostienen de manera muy bella...como tú siempre ERES.

    BESOS!

  • #50

    Yolanda Yubero (jueves, 05 noviembre 2020 17:34)

    Leerte es escuchar tu voz. Qué deleite sentirte y gracias por tu compartir. Estoy deseando de qué vuelvas y aprender de ti. Lo cotidiano lo vives luminosamente. gracias por tu luz. Muchos besos, alma bella.

  • #49

    Eva Pueyo Rocafort (domingo, 18 octubre 2020 11:15)

    Preciosa tu forma de compartir y lo que compartes.
    Ya estoy situada del lugar desde el que vas a dar "un tirón" de crecimiento personal.
    Gracias por compartir el presente y tener el deseo de compartir el futuro cuando vuelvas a Iruña �

  • #48

    Marisol Reyes - Chile (viernes, 16 octubre 2020 01:57)

    Que hermoso Noemi vivir atraves de ti la experiencia de esos lugares . Me imagino el vivir un continuo de insight como una joya que has decido gustosa ir sacándole brillo a cada corte y cada cara que redescubres va completando y sumando a las partes . Lo mejor en este caminar . Nos vemos en un mes . Cariños para ti .

  • #47

    María (miércoles, 14 octubre 2020 20:34)

    Gracias Noemi por compartir estas lindas postales y sobre todo tus palabras. Por unos momentos he paseado por la playa y me he sentado en una cesta de mimbre a contemplar el paisaje y escuchar el mar con mi camiseta marinera y m chubasquero amarillo.
    A mi también me encantaba mandar postales cuando iba de viaje y siempre me mandaba una a mi con alguna anécdota o PALABRA que resumiera el viaje
    un abrazo desde tierras africanas y esperando las siguientes postales

  • #46

    Iñigo (martes, 13 octubre 2020 10:13)

    Jeje Noemi, que buena escritora eres, no se si te habias dado cuenta de ello, yo si.
    Muchas gracias por tu compartir, deseo que sigas creciendo en tu camino y que puedas acompañar mas sabiamente a los demas seres.
    Yo tambien estoy en ello, acabo de comenzar un trabajo personal y esta vez espero no salir corriendo,un abrazo muy grande luchadora, sigue escribiendo lo haces perfecto.
    Besos.
    Iñigo

  • #45

    Pili de Alcalá (lunes, 12 octubre 2020 20:58)

    Qué delicia leerte, qué cerca pareces estar, qué lujo de escritura, qué valentía por tu parte... agradecida por habernos cruzado en el camino, agradecida porque me recuerdes, que cada 12 segundos, la luz vuelve a aparecer. GRACIAS GRACIAS GRACIAS

  • #44

    Belén (lunes, 12 octubre 2020 14:15)

    Hola, Noemí.
    Que encanta recibir estás postales desde Holanda. Es curioso, como el mundo me llega, sin salir de casa (ja,ja).
    Veo un cambio muy grande en ti, ha sido muy bonito y muy poético leer tu postal, será muy enriquecedor, ir recibiendo tus postales en los próximos meses.
    Hasta la próxima postal.
    Besotes.
    Be total, enjoy...

  • #43

    Xabier (lunes, 12 octubre 2020 12:28)

    Uau! Me alegro mucho por ti y entusiasmado de leerte. Un besico y abrazo

  • #42

    Francis (lunes, 12 octubre 2020 11:58)

    Hola Noé.. qué hermoso saber de ti, graciassss por compartirlo. Me llena de GOZO mi corazón.

    Te mando un abrazo.

  • #41

    Xabier (lunes, 12 octubre 2020 10:42)

    Hola Noemi!!
    Hacia mucho que no recibia una postal...con esta, he podido contactar con la emocion especial que sé siente al recibirla ...con el agradecimiento a tu cuidado infinito de los detalles...y con el viaje de conciencia en el que estas y que nos contamina de amor a todas las personas que gustosas te leemos...

    Un abrazo!!
    een knuffel!!

  • #40

    Alvaro (lunes, 12 octubre 2020 08:47)

    Muchas gracias por está postal tan bonita Noemí.
    Besicos!!!

  • #39

    Roberta (domingo, 11 octubre 2020 21:45)

    Hola Noemí. Que hermoso lo que escribes, es una mezcla de aromas y recuerdos del pasado. Yo también soy una romántica amante de las postales. Guardo todas las que mi madre me mandaba desde los lugares de sus viajes. Con ganas de retomar a tu vuelta y compartir tus conocimiento. Que suerte poder respirar la brisa Marina. Espero que aprendas mucho para que podamos de nuevo aprender de ti. Un abrazo inmenso. Esperando leer tu próxima � postal

  • #38

    Lourdes . (Pamplona) (domingo, 11 octubre 2020 20:01)

    Muchísimas gracias Noemí..x estos momentos de lectura ..me transportas a esa playita y hasta puedo oler esos quesos ....q regalo.... Disfrutalo cada instante ..respiralo y tb lo respirare yo a través de tus postales .un abrazo

  • #37

    Ana Soto (domingo, 11 octubre 2020 18:29)

    Hola Noemí,
    Se te ve radiante !!!! y lo que cuentas suena a cuento de hadas .
    Me alegro por ti , me encanta y disfruto recibiendo postales . Mil gracias �
    Aquí también está siendo un otoño extraño y rarito pero hermoso , como no , la naturaleza es sabia y continúa enseñándonos que ahora toca deshacerse de lo viejo con agradecimiento y permite la oportunidad de recogimiento , de disfrute de lo interno �� para renacer desde un buen lugar .
    Un beso enorme .

  • #36

    Inomar (la tercera) (domingo, 11 octubre 2020 18:17)

    Hola Noemí,
    Gracias por la postal y compartir tus pulsiones.
    Tan bonito como recibirlas, es escribirlas pensando en las personas que las recibirán, es un ratito que pasas hablando con ellas contándoles las sensaciones que te produce tu estancia en ese lugar . Al menos es lo que a mi me pasa, me encanta escribir postales cuando estoy lejos de casa.
    Recibirlas es maravilloso, pues hay alguien que está pensando en ti.
    Deseo que seas muy feliz y ... seguir recibiendo tus postales.
    Besos mil.

  • #35

    Mercedes (domingo, 11 octubre 2020 17:44)

    Hola Noemi, soy la prima de tu madre
    Una inmensa alegría leer tu escritura
    El paseo de los sentidos por Egmond ha sido maravilloso.
    Deseo recibir tus postales y conocer tus experiencias .
    Un abrazo fuerte

  • #34

    Goiuri (domingo, 11 octubre 2020 16:23)

    Gracias Noemi. Me encanta saber de ti y conocer cositas de tu experienci.
    Cuidate linda!!��

  • #33

    Inma (domingo, 11 octubre 2020 12:19)

    Noemí que ilusión recibir, ver , leer tus postales . Ha sido un viaje precioso al pasado . Gracias por compartir tu presente . Me han encantado los cestos de la playa , que chulos . Te he sentido como Blanca Nieves y los pajaritos . Gracias por ser un faro en mi vida , leete y sentirte es sentir luz y paz .
    Un abrazo lleno de gratitud .
    Buen camino Noemí�

  • #32

    Concha Gaudó Gaudó (domingo, 11 octubre 2020 12:00)

    Precioso texto y qué envidia sana, pasear a la sombra de un faro marino. Buenos días, zaragozano día soleado y ventoso.

  • #31

    Maite desde Vinaròs (domingo, 11 octubre 2020 11:59)

    Querida y bella Noemí

    Debes hacer caso a tu madre y escribir... ha sido un placer leerte, pasear contigo hasta el faro, sentarme en la playa junto a ti, oler las olas y los quesos. Sigue mandándonos postales, compartiendo tus aprendizajes y descubrimientos, así estaremos cerca, en un tiempo donde se nos impone la distancia.

    Un abrazo inmenso como el mar, desde otra orilla, pero con un mismo sentir, el del corazón.

    Maite

  • #30

    Patti (domingo, 11 octubre 2020 11:10)

    Que sorpresa verte por otras tierras, aunque nunca hayamos conectado mucho,he disfrutado mucho leyendote,creo que lo haces realmente bien , me encantan los paralelismos que usas, lo hacen muy divertido. Y tambien me llega con mucha honestidad, tu compartir de forma altruista, y me encanta.
    Un calido abrazo desde zonas mas templadas ;)

  • #29

    Paola (domingo, 11 octubre 2020 10:45)

    Querida Noemí, gracias por compartir tus sensaciones, observaciones y nuevas experiencias ! Es un placer leerte y disfrutar de tus metáforas. Te deseo que sigas descubriendo y descubriéndote. Se que el mimbre de tu cesta es lo suficientemente suave y resistente para, segura y protegida, dejes que el viento te despeine. Un abrazo y hasta la próxima postal ! Namaste

  • #28

    Marta Barriuso (domingo, 11 octubre 2020 10:25)

    Gracias por acercarnos un poco de Holanda y de tus pulsiones allí, Noemí. Es muy gozoso leerte, así que espero a la siguiente postal.
    Yo regresé ayer de una semana en Montpellier, viendo y sintiendo a mi hija mayor, muy disfrutada y feliz! Un gran abrazo!!

  • #27

    Elena (domingo, 11 octubre 2020 09:57)

    Gracias mil por compartir esta tan hermosa y nutritiva experiencia.
    Es un gusto seguirte y seguir compartiendo contigo estos momentos tan mágicos

    Gracias mil, a la espera de la siguiente�����

  • #26

    Irene Jové (domingo, 11 octubre 2020 09:26)

    Me encanta tu postal tan descriptiva y sensorial. Lo del faro es un símbolo muy bueno! Gracias por sorprenderme siempre con tu fantástica y amorosa creatividad :-)
    Seguiremos con atención tus noticias!
    Disfruta mucho y un abrazo muy grande.

  • #25

    Angela (domingo, 11 octubre 2020 08:51)

    Hola Nohemi, valiosa experiencia la que estás viviendo. Te deseo un gran crecimiento y conciencia interior. Un abrazo

  • #24

    Leonor (domingo, 11 octubre 2020 01:39)

    La vida nos mece, nos lleva, nos zarandea... disfruta la experiencia, el aprendizaje y exprime hasta la última gota de la sabiduría q aportará a tu vida... toda experiencia disfrutada con calma aporta tanto ... tengo ganas enormes q me la cuentes, me la compartas...aquí te espero Cuéntame la. Un abrazo enorme.

  • #23

    Isabel (domingo, 11 octubre 2020 00:51)

    Hola Noemi,que sorpresa desconocia que te hubieses ido a vivir a Holanda ,yo estuve hace uno años por temas de congreso de arquitectura interior y me encanto asi que disfrura ,un saludo

  • #22

    Yanina (domingo, 11 octubre 2020 00:28)

    Un gusto leerte. Muchas gracias por compartir. Un abrazo con cariño.
    Que siga lleno de bendiciones y aventura tu proceso.

  • #21

    Carmen Romeo (sábado, 10 octubre 2020 23:35)

    Qué placer tan intenso me han producido estas postales escritas desde la paz de un corazón generoso.
    Sigue escribiendo, Noemí. Lo haces muy bien y tus palabras son un alimento muy preciado. Me encanta que nos enseñes tus mimbres, así aprendemos a tejer contigo.
    Un abrazo y disfruta mucho.

  • #20

    Estela (sábado, 10 octubre 2020 22:19)

    Disfruta mucho Noemi. Besazo!!!

  • #19

    Eva (sábado, 10 octubre 2020 22:09)

    Hola Noemí , tus postales entrañables me llenan de recuerdos, y los trae al momento presente, gracias por tu sentir, tus reflexiones y por compartir. Me alegro estes en conexión contigo y lo que te rodea vibrando alto, y así aportando tu granito al mundo. Un abrazo fuerte. GRACIASSS �❤

  • #18

    Egoitz( Donosti) (sábado, 10 octubre 2020 21:46)

    Hola Noemi!
    Gracias por abrirnos tu corazón de esa manera, son preciosas tus líneas y en estos tiempos tan extraños no hay nada mejor que abrir y explorar nuestro interior y no olvidarnos que, la luz de ese faro, siempre nos acompañará, aunque a veces no la veamos.
    Te envío desde aquí bellos deseos para que todo te salga redondo. ��
    Un abrazo

  • #17

    Yolanda Unanua (sábado, 10 octubre 2020 21:30)

    Has pensado dedicarte a escribir.? Percibo una facilidad y un placer en tu redacción que me transporta a Holanda, al que solo le falta la Y para ser yo.
    Un saludo afectuoso desde desde el corazon de Iruña .

  • #16

    Mercedes Marquez (sábado, 10 octubre 2020 21:08)

    Hola preciosa me ha encantado tu postal, tú has salido fuera cómo salió Haw a buscar el queso mientras su compañero perdía el tiempo pensando quién se le ha el había llevado su quedo, � de
    Spencer Johnson
    Así que yo Como Hen te esperaré para probar ese queso y me enseñes el laberinto. �

  • #15

    Iratxe (sábado, 10 octubre 2020 21:07)

    Querida Noemi:
    Me ha encantado tu postal y me encantaria también recibir las proximas.
    Ahora mismo llueve a cantáros y estoy diafrutando de esta bendita lluvia sentada en mi mecedora en ese rincón de mi casa donde empezo mi maravillosa aventura de respirar contigo.
    Sigo en el camino con Elena, de momento una sesión y la próxima la semana que viene.
    Me encuentro bien, viva y disfrutona y también siento que estoy creciendo y entendiendo mejor mis emociones. Te estoy infinitamente agradecida y deseo que sea un año maravilloso para ti.
    Un abrazo enorme, Bonita.

    Iratxe.

  • #14

    Ana Berben Martinez (sábado, 10 octubre 2020 21:07)

    Me alegra saberte feliz y contenta por las experiencias que estás viviendo, tan hermosas.
    Vivir desde la luz, hace que tú seas un faro potente para muchos.
    Que tu curso sea lo que esperas! Un enorme abrazo: Ana

  • #13

    Tu madre, Inocencia Torres (sábado, 10 octubre 2020)

    Precioso texto!! Creativo y con unas descripciónes de alta literatura. Tu persona , tus emociones, tus recuerdos, tus experiencias....
    Todo, todo ha sido un placer leerlo viéndote vivir en Egmond.
    Te quiero y me acompañas siempre.
    Tu vida está en mí y me hace crecer y ser la que soy.
    Besos mil .

  • #12

    Cecilia (sábado, 10 octubre 2020 20:40)

    Qué alegría. En fraguel rock se te echa de menos. Felices de tus aventuras y con los mejores deseos esperamos tus noticias para refrescar nuestra mirada.
    Cuídate mucho y no te olvides de pasártelo bien,
    Besines

  • #11

    Igone Alcibar (sábado, 10 octubre 2020 20:03)

    ! Qué preciosa postal!!!
    Y qué agradable dejarme sentir a través de tus palabras... Allí, aquí, en estas distancias que no lo son, los afectos se siguen encontrando con tan sólo un pensamiento.. Muchas gracias Noemí..disfruta de tu hermoso viaje!!!!

  • #10

    Rosa (sábado, 10 octubre 2020 19:51)

    Que bueno saber de ti por la postal!!!
    Me alegro muchísimo que vaya avanzando en tu aprendizaje, objetivo de tu estancia en Holanda.
    Esta claro x tus palabras que hay algunas asignaturas que son las que no tienen difinicion específica, pero que son las que te enseñan de la vida..... Este faro, este mimbre e incluso como te miran los quesos: seguro que te aportan vivencias, sensaciones presentes que transportan a recuerdos. Que bueno que te sirvan para ampliar experiencia vivencias!!
    A tu vuelta nos lo transmites con tu maestría!!
    Aquí en Tarraco, no hay mimbre pero si pensamientos que te echan de menos!!
    Un abrazo Inmenso y hasta tu próxima postal
    Rosa

  • #9

    Pablo (sábado, 10 octubre 2020 19:37)

    Noemí, preciosa la carta que nos has enviado. Yo también era muy dado a escribir cartas, sobre todo cuando pasaba alguna temporada en el extranjero y la ilusión que tenías cuando eras tú el que la recibías y la olías y pensabas que ese mismo papel tocabas había estado solo unos días antes en manos de una persona querida, es difícil de explicar a quien solo ha conocido la inmediatez del whatssapp o la videollamada. Espero que disfrutes la experiencia. Un abrazo.

  • #8

    Heera (sábado, 10 octubre 2020 19:35)

    Hola preciosa !
    Qué sincero y bello todo lo que cuentas... Casi puede uno ponerse en tu piel y oler los detalles en tiempo real. Eres un ejemplo de mujer y buscadora de la verdad Me encantas. Todo mi apoyo y mi amor. Un abrazo inmenso.

  • #7

    Rosana Bezos García (sábado, 10 octubre 2020 19:26)

    Estimada Noemí:
    Muchas gracias por tu postal.Siempre me gustó enviarlas y me hace mucha ilusión recibirlas.Me he venido a pasar unos días a Asturias.Yo soy castellana,de Valladolid ,para ver si consigo calmar mi corazón y mi ansiedad.Son momentos de luz negra y necesito tranquilidad,poder respirar y que el mar me traslade a lugares soñados y sobre todo mi cabeza descanse.

    Disfruta de tu maravilloso viaje.
    Espero tus noticias
    Recibe un fuerte abrazo
    Rosana

  • #6

    Lourdes Vigor (sábado, 10 octubre 2020 19:25)

    Hola Noemí qué bello todo lo que comentas,me alegro de que tu estancia en Holanda esté siendo tan fructífera.Un abrazo muyyyyy fuerte desde Pamplona y sí,compartiremos a tu regreso cómo no podía ser de otra manera.Millones de besos valiente guerrera.

  • #5

    Charna (sábado, 10 octubre 2020 19:13)

    Querida Nartancita,
    Hoy pensaba en ti y ahora al abrir el buzón me he encontrado con tu postal! Sincronías en el Cosmos!
    ¿Qué tal va todo en ese cercano/lejano país del norte?
    La playa de Egmond and Zee impresiona por su extensión y desde luego por el viento.... Lo conozco. Oye me ha parecido superbuena la idea de la cesta para protegernos del viento... Alquila una con varias plazas y avisa que venimos... con la guitarra y lo que haga falta :))!
    En Humaniversity hay una gente estupenda y la energía del lugar es de una gran familia... " love is the air" me alegro por la experiencia que estás viviendo... y hoy me acordaba de ti. Aquí el viento también arrecia... la estampa de los valientes surferos voladores me inspira mucho... aunque me gustan todavía mas cuando van cabalgando sobre la ola, y en el último momento saltan detrás y dejan que explote a sus pies mientras regresan nadando como si nada mar adentro en aguas tranquilas.

    Una postal es una postal es una postal... ya casi no se escriben pero puede decir mucho no tanto por lo que pone, que generalmente es solo una líneas, sino por el solo hecho de acordarnos de la persona a la que va dirigida.

    Un abrazo grande

  • #4

    Tony (sábado, 10 octubre 2020 19:01)

    Disfruta momentos yentel!